En el sistema de pensiones mexicano actual, 76% de la generación AFORE, personas afiliadas al IMSS a partir del 1 de julio de 1997 o afiliadas al ISSSTE a partir del 1 de abril del 2007, no alcanzarán pensión. Te contamos a través de los datos el impacto de este fenómeno y cómo afectará a las generaciones próximas a pensionarse, así como el papel que juegan los factores demográficos y las nuevas medidas que se están buscando para amortiguar el sistema de pensiones en México.

Sistema de pensiones en México, el reto en datos

¿Alguna vez te has preguntado cómo será tu vida cuando tengas más de 60 años? Actualmente a los 60 años los mexicanos tienen derecho a solicitar una pensión por edad avanzada, llamada cesantía, o esperar a los 65 años para solicitar una pensión por vejez, es decir, dejar de laborar y recibir un ingreso mensual que proviene de un fondo de ahorro que se ha acumulado durante toda tu vida productiva.


Sin embargo, el tema no ha cobrado la relevancia que debería en la población, según cifras del 2019 19 millones de trabajadores no saben en cuál de las Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORE) se encuentran sus ahorros. Pero, ¿por qué esto debe importarnos? Porque las generaciones próximas a pensionarse no recibirán una pensión suficiente para cubrir sus necesidades básicas.


Cifras mundiales indican que los trabajadores deberían tener al final de su vida laboral una pensión de al menos 70% del sueldo que perciben al momento de jubilarse, pero en México, de acuerdo con cifras emitidas en 2019 por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR), las pensiones que reciben los jubilados van de un 25 a 30% del sueldo del trabajador.


Supongamos que somos una persona de 65 años que está por jubilarse y al momento de abandonar la vida productiva percibe un salario promedio de $6,000 mensuales (salario promedio en México). Hasta el momento hemos cumplido con aportar a nuestro fondo de ahorro durante 1250 semanas (24 años), por lo que estaríamos recibiendo una pensión mensual de $1,800. ¿Esto sería suficiente para vivir dignamente?


El valor aproximado en 2020 de una canasta básica asciende a $1,643.15. A esto hay que agregar gastos extras como una renta, adquirir artículos personales, contratar atención médica etc. Queda bastante claro que una pensión de ese monto no es suficiente. Además este escenario planteado supone que se hicieron las aportaciones “necesarias” al fondo de ahorro, sin embargo, existen personas que nunca aportaron, no cuentan con un trabajo formal o reciben salarios por debajo de los $6,000 mensuales.

Empleo informal y ahorro para el retiro en México

Asimismo, las tendencias demográficas están alterando la ecuación. En México la esperanza de vida es de 75 años y esto afecta al sistema de pensiones dado que es un factor a considerar para definir el monto que cada persona recibe en concepto de pensión, ya que se debe garantizar que este cubra los años de vida posteriores a los 65 años.

Empleo informal y ahorro para el retiro en México

Además, actualmente las personas tienen, en promedio, un menor número de hijos, lo que proyecta para 2030 una mayor cantidad de adultos mayores por cada trabajador activo, lo que significa que muchos de ellos no tendrán una pensión.


¿Qué soluciones se plantean?

El gobierno está trabajando en nuevas soluciones que amortigüen el impacto de estas tendencias. Por ello, recientemente se propuso y aprobó una reforma para cambiar el sistema de pensiones actual. Lo que se busca es aumentar las aportaciones que los trabajadores hacen y también darle más peso a las aportaciones del empleador.


En la actualidad, las aportaciones al ahorro para el retiro de los trabajadores son del 6.5%. Esta aportación se conforma de las contribuciones que hacen el trabajador, empresa y gobierno. Se estima que la aportación necesaria para un retiro digno que contemple el 70% del salario, debería ser del 15%.


Tomando esto en cuenta, la reforma que plantea un incremento gradual en aproximadamente 1%, a partir de enero de 2023, apuesta por que las aportaciones se distribuyan de la siguiente manera:

Sistema de pensiones en México. Comparativa antes y después de la reforma

Dichas aportaciones dependerán del ingreso de cada trabajador. Otro de los cambios planteados en esta nueva reforma es disminuir el número de semanas cotizadas a 750 semanas (14 años). Ya que según datos de la CONSAR, para el 2021, cuando se cumplan 24 años de las AFORES, sólo el 24% de los trabajadores alcanzarán las 1,250 semanas que requiere la ley de 1997.


Con esto se espera poder hacer frente al reto de las pensiones que, de no tomar acciones, nos afectará en mayor medida conforme pasen los años. Sin embargo, aún existe la duda de si estas nuevas reformas ayudarán a amortiguar la problemática, entonces resulta útil poner en perspectiva qué se está haciendo en otros países y cómo está funcionando.


Según el Índice de Pensiones Mundiales de Melbourne Mercer, los Países Bajos y Dinamarca tienen los mejores sistemas de pensiones en el mundo. El top 10 se completa con Australia, Finlandia, Suecia, Noruega, Singapur, Nueva Zelanda, Canadá y Chile.


Pero, ¿qué los hace destacar? A continuación mostramos a grandes rasgos cómo funciona cada sistema en los países que lideran el top 10.

HOLANDA

Los trabajadores se jubilan con una pensión equivalente al 80% de su salario promedio. La edad de jubilación es a partir de los 65 años. El sistema se basa en tres pilares:


DINAMARCA

Al igual que Holanda, su sistema es un sistema multipilar, con lo cual busca cubrir a toda su población. La edad de jubilación es a partir de los 65 años, pero se planteaba cambiar a 67 en el 2020. Se divide en:

En conclusión, podemos decir que lo que hace tan sólidos a sus sistemas de pensiones es que son sistemas multipilares y ambos tienen un pilar que es cubierto totalmente por el estado. De esta forma se garantiza que toda la población cuente con cobertura, y sea complementado con los otros dos pilares. Además de que gracias a esta estructura se busca que toda la población tenga acceso a una pensión.


De esta manera, es posible notar que, a pesar de que México está empujando esta nueva reforma, le hace falta madurar bastante al sistema en nuestro país para poder llegar a este nivel. Por ello es importante hacer conciencia y replantearnos qué estamos haciendo como ciudadanos para asegurar nuestro futuro.

Texto original: Alejandra Cordero


Fuentes: